Las rancheras tienen vida para largo

  • Escrito por Revista Buen Viaje -Carlos Nararrete - febrero 16, 2010
  • Published in Buses
  • Hits: 1027
  • Imprimir, Email

Los dirigentes de la empresa de transporte Putumayo dicen para la gente de las comunidades es más práctico y fácil utilizar las rancheras

Lago Agrio. Es lo que dicen los dirigentes de la empresa de transporte Putumayo de Lago Agrio. Para la gente de las comunidades es más práctico y fácil utilizar las rancheras o mejor dicho el compartimento que éstos vehículos, -con asientos múltiples de madera y descubiertos a los costados- tienen en su parte trasera para poner las diversidad de carga que ellos transportar hacia el mercado: verde, yuca, cilindros de gas y hasta animales domésticos o silvestres que llevan a la venta, señalan Antonio López un socio radicado en Lago Agrio por más de 20 años, Stalin Zambrano un portovejense, orgulloso de estar trabajando en esta empresa y la abogada Tamara Lara que trabaja como secretaria en la oficina central de la Putumayo, en las calles Amazonas y 12 de Febrero, en pleno centro emblemático de la ciudad, junto al mercado central, donde el comercio fluye a diario en la venta de todo lo que es necesario para llevar a casa.
En ese sentido las rancheras tienen vida para largo dice Zambrano, porque en realidad en vez de que desaparezcan, nuestra meta es seguir incrementando en su número para dar servicio a las comunidades más apartadas de la provincia. Pues en realidad esos carritos folclóricos y llamativos que corren sorteando baches, caminos apenas lastrados llegan a los confines más remotos de la provincia, desplazándose por vías en las que apenas caben, mientras las ramas de los árboles de la espesa vegetación son esquivadas por los pasajeros que vana los costados del carro. De los 122 vehículos que dan un servicio interprovincial 34 de estos son rancheras. Tres estaciones de vehículos de espera sirven a los siete cantones que tiene la provincia de Sucumbíos: el de la oficina principal de la 12 de Febrero y Amazonas que sale con viajes a los cantones Cuyabeno y Putumayo, sector fronterizo con Colombia; el de unas cuantas unidades ubicadas junto al Centro Comercial Popular que recorre los cantones de Cascales y Gonzalo Pizarro en la vía que conduce a Quito; y, las que están ubicadas junto al estadio Carlos Vernaza que hacen su recorrido hacia la provincia de Orellana, allí, la propuesta de viajar a los diferentes sitios de la provincia sale de la garganta, a gritos, de los controladores u oficiales de algún carro listo para la salida, porque a lado de la Putumayo está la otra empresa que se constituye en la única competencia para ellos, la Petrolera Shushufindi, que también tiene un parque automotor de unos 80 vehículos y que justamente tienen las mismas frecuencias de la Putumayo, - solo no llegan a la jurisdicción de General Farfán población ubicada junto al río fronterizo, San Miguel- desde que se estableció (la Putumayo) como transporte de uso múltiple desde enero de 1981, después de que, siendo una cooperativa de taxis, por inconvenientes surgidos entre socios la cooperativa de taxis se dividió para crear una empresa de servicio múltiple. “Es que los taxis no podían entrar hasta las guardarrayas, o a partir de la segunda línea en adelante” señala Antonio López, es por eso que optamos por dar servicio a esa gente que nadie les tomaba en cuenta. Por eso es que las comunidades nos tiene mucho aprecio y nos ha tomado como parte de ellos, en ese sentido el transporte de las rancheras, en lugar de decaer –como muchos piensan o querrían- toma auge, además que esos carros son parte importante para el desarrollo del turismo en la región: a los turistas e indígenas les gusta viajar en el techo de las rancheras “y es lo primero que se llena, pese a que quisiéramos impedirlo por seguridad de nuestros pasajeros” comenta Tamara Lara, quien a pesar de cumplir el papel de secretaria, dice que conoce gran parte de la provincia gracias a sus viajes en la empresa que presta servicio por algunos años. “me encanta cruzar los ríos en las gabarras” dice en referencia a sectores donde no hay puentes - por la basta anchura del río- en Cascales hay una gabarra para cruzar a la comuna San José y otras comunidades de las nacionalidades Kichwas; en Cantagallo, para cruzar el San Miguel; o en el mismo Aguarico, para cruzar de la ciudad, Nueva Loja hacia la población de Puerto Aguarico, por la vía que conduce al Coca o Shushufindi; las gabarras generalmente cargan hasta seis vehículos en su estructura para cruzar el río; en el Aguarico que rodea la ciudad, el servicio que prestan lo hacen desde las 06H00 hasta las 21H00.
En la parada del estadio Carlos Vernaza, están la mayoría de empresas que prestan servicio para las poblaciones de Sucumbíos y Orellana, en esa ruta que conduce al Coca, están esperando su turno de salida La Putumayo, Petrolera Shushufindi, Alejandro Labaka, Ciudad del Coca, que toman pasajeros para llevarlos por esa vía; es decir tanto para las empresa de Sucumbíos: Putumayo y Petrolera, como para las de Orellana: Alejandro Labaka y Ciudad del Coca, no se constituye en problema ya que hacen su recorrido hasta Shushufindi, Joya de los Sachas y la misma Francisco de Orellana, como si fuera una ruta sin límites provinciales o como si fuera una misma provincia. Claro que para Loreto, ciudad intermedia entre el Coca y el Tena hay una empresa de uso exclusivo para ese cantón ecológico, donde las aguas de sus ríos aun permaneces limpias porque no hay contaminación por la explotación petrolera, el Suno es un río referente que pasa por el pié de la ciudad al que llegan propios y extraños a darse un baño refrescante con sus aguas azules y frías, esa empresa es la transporte “El Suno”, nombre de reserva ecológica de Napo y Orellana y el mismo río que nace justamente en esa reserva, hasta desembocar en el Napo, en la población de Puerto Murialdo, cabecera parroquial y que pertenece al cantón Loreto.
Aparte de estas empresas siempre están como competencia directa las empresas de transporte de servicio interprovincial, como: Baños, Zaracay, Jumandy, que pasan hacia el Tena y las cooperativas Baños, Loja, Esmeraldas, Occidental, Carlos Aray, que desde el Coca y Lago Agrio ingresan al interior del país, en la Costa y Sierra ecuatoriana.
Pero las rancheras, cuya carrocería es de madera el servicio que prestan es exclusivo de las empresas Putumayo y en menor escala (son poquísimos) la Petrolera-. Así mismo son las únicas empresas que se internan a los confines más distantes y de difícil ingreso para dar servicio a las comunidades especialmente indígenas. Es un trabajo que no es reconocido por las autoridades de la provincia y más bien nos tienen como que fuéramos gente que no tenemos cierto grado de cultura. Es que los propietarios de esa empresa- al menos de la Putumayo-es gente sencilla venida de diversos sectores del país, “aquí la mayoría de socios son de la provincia de Bolívar, de Cotopaxi, Chimborazo y de diversos sectores de la costa, señala Tamara Lara, quien vino desde Babahoyo a radicarse en Lago Agrio, donde estudió para ser abogada.
73 LINEAS.
Las empresas Putumayo y Baños luchan duro por mantener su estándar de frecuencias.
Entre las dos empresas “pioneras” del transporte en Sucumbíos y Orellana, que manejan el 90 por ciento de las frecuencias al interior del país y solo llegan al Tena, en la Amazonía, la lucha por manejar todo esto número de frecuencias que van desde las cinco de la mañana, hasta las 23H00 horas, con salidas que se “montan” entre estas dos empresas, es una tónica que molesta a los socios de las dos empresas y a la ciudadanía también.
La empresa de transportes Putumayo que maneja 34 frecuencias a diferentes destinos como: Quito, Ambato, Babahoyo, Guaranda, Guayaquil, Santo Domingo, Tulcán, Tena y Coca, sus socios (132 calificados y 54 en proceso de calificación) mantienen la filosofía de la empresa en su conjunto (servicio interno y servicio interprovincial) de dar un servicio a la colectividad de la Amazonía; “nuestro afán no es tanto de lucro, sino de servicio” señalan, tanto Solórzano como Antonio López, que tienen una unidad cada uno de ellos, es por esta razón que ellos cobran un dólares menos como pasaje a los usuarios que salen desde el terminal terrestre de Lago Agrio, el mismo que está siendo remodelado para prestar un mejor servicio al menos por un tiempo a mediano plazo. Las demás empresas cobran el pasaje a Quito ocho dólares, en tanto que la Putumayo, siete dólares.
De hecho los socios señalan que la competencia por el número elevado de frecuencias hace que durante el día, algunas unidades vayan casi vacías. Por ello ven muy difícil la necesidad de incrementar su parque automotor, que son unidades modelo 2004 en adelante. Esta empresa es la única cuyos propietarios y socios son gente radicada en la provincia, ya por algunos años; por ello ellos quieren posicionar a su empresa con unidades cuyos distintivos son el blanco, con pintas rojas y amarillas, como una empresa netamente sucumbiense.
La Baños mantiene su marca de pionera.
La cooperativa de transporte Baños, con un parque automotor de 103 unidades e igual número de socios se abandera de ser la pionera en Sucumbíos, es decir, según ellos, la empresa se internó en los difíciles caminos que conducían a Lago Agrio, al tiempo que la petrolera Texaco abría caminos para entrar a sus pozos petroleros, que se extendieron en las provincias de Orellana y Sucumbíos (ahora en poder de la estatal Petroecuador) La Putumayo apareció después.
En ese tiempo solo llegaban a Lago Agrio la Baños y la Centinela del Norte (que después desapareció) señala Edgar Flores, quien vende boletos por más de 14 años en el terminal de la empresa en la calle Manabí y Jorge Añazco en el centro de la ciudad de Nueva Loja. Flores es un empleado que sabe todo respecto a su empresa para la que trabaja. Él señala que la cooperativa mantiene 28 frecuencias al día y cubre con su servicio a ciudades como Quito, Santo Domingo, Quevedo, Ambato, Babahoyo Guayaquil, además de Shushufindi, Puerto El Carmen, Joya de los Sachas, el Coca y el Tena en la Amazonía.
Para Edgar Flores, la empresa Baños con 52 años de servicio y cuya matriz esta en el cantón Baños en la provincia de Tungurahua, resalta que la Baños mantiene modernas oficinas en todas las ciudades de la región amazónica hasta donde llega, esto es en Shushufindi, Lago Agrio y el Coca, “en el Coca, aunque tenemos una oficina que está todavía en buenas condiciones estamos construyendo una nueva y más amplia”
Este año, el 2009, ha sido bueno para nosotros, los socios están conformes y la idea es renovar todo el parque automotor que tiene la empresa de transporte de color amarillo. Para el año 2010, la idea es adquirir vehículos modernos con el motor en la parte de atrás, son unidades modernas con aire y calefacción. Será un cambio importante de un ciento por ciento, señala.
Como único problema presentado para la empresa en la orden del Municipio de Quito, de utilizar el terminal del sur, Quitumbe. Esto de alguna manera nos ha quitado usuarios, en vista de que los pasajeros prefieren viajar en la noche en la Esmeraldas u Occidentales que les deja en le centro de Quito, antes de llegar al terminal de Quitumbe.
Las otras rutas como Esmeraldas, Atacames, Machala, Huaquillas, Manta, Potoviejo, Guayaquil, Loja, Macarà, las cubren empresa como Transportes Esmeraldas, Occidentales, Loja, Carlos Albero Aray, Zaracay, que mantienen de una a tres frecuencias al día. Los turnos de la noche son el fuerte de estas empresas, que de paso son muy apetecidas, por un servicio de mejor calidad y confortable. Obviamente estos vehículos también llegan al Coca, Shushufindi y Joya de los Sachas.

Estas empresas que prestan un mejor servicio al usuario y con unidades modernas Esmeraldas, Occidentales y Loja), tienen cierta preferencia de los usuarios, dado que éstas no toman pasajeros en el trayecto a sus destinos finales y esto es una ventaja y forma de ganar clientes, en vista que las empresas Baños y Putumayo tienen como modalidad el tomar pasajeros durante todo el trayecto, lo que fastidia a muchos de los usuarios que viajan. Con este posicionamiento de buen servicio y respeto al cliente, la competencia es “dura para las demás unidades de transporte” señalan tanto los de la Putumayo como Baños, dado que todas las demás empresas cogen pasajeros en el camino, pese al impedimento de autoridades de Policía y gremio del transporte.
Open source productions