Sindicato de Choferes de Orellana

  • Escrito por Carlos Navarrete. Edición 91 - febrero 18, 2011
  • Published in Choferes
  • Hits: 1750
  • Imprimir, Email

En la ruta de la excelencia. Detrás de su desarrollo está un dirigente con amplia trayectoria.

alt
Edificio del Sindicato de Orellana.

Francisco de Orellana. No cabe duda, los sindicatos de choferes, en gran medida, se han convertido en instituciones organizadas, con buena infraestructura y sobre todo, un interés creciente por dar una excelente capacitación a quienes serán los futuros conductores a través de sus escuelas de capacitación. Una misión aparentemente fácil, pero de gran responsabilidad para estos nuevos profesionales.

La provincia amazónica de Orellana no es la excepción. La sede del Sindicato de Choferes de Orellana-el Coca, posee una buena infraestructura, ubicada en la avenida de entrada a la ciudad: la Alejandro Labaka. Un edificio de tres pisos. Luego de cruzar el patio está otra construcción en la que se ordenaron las ocho aulas para los estudiantes de la Escuela de Conducción. A un costado está un garaje con ocho vehículos que sirven para las prácticas; al otro costado, el taller de mecánica.

Detrás de todo este desarrollo de la institución está un dirigente con amplia trayectoria, don Manuel Campoverde, con dos periodos como secretario general del Sindicato; es su tercera administración, “solo me faltan dos años para completar los doce, en agosto de 2012 completo mi tercera administración”, señala este un hombre sencillo, amable y muy práctico.

Ahora, la atención del Sindicato está centrada en la Escuela de Capacitación, son 224 alumnos, distribuidos en ocho aulas, un promedio de 27 estudiantes por aula. Con clases, de lunes a viernes, en horario de 18:00 a 22:00. Reciben 14 materias: conducción, educación vial, educación de valores, mecánica, computación, servicio al cliente y otras. Cada paralelo -de manera rotativa- tiene prácticas de conducción y mecánica.

Los instructores tienen vasta experiencia y años de trabajo como choferes profesionales. Esta es la tercera promoción que prepara el Sindicato desde que los cursos de capacitación se regularizaron, a partir del 2008. El costo del curso es de USD 2 096, y un desembolso de 400, al momento de la matrícula.

alt
Centro de El Coca.

Las clases se iniciaron en abril de 2010 y culminarán en abril de 2011. Es obligatorio para aprobar el curso, un 80 por ciento de asistencia. Reciben visitas regulares de la Comisión Provincial de Tránsito. “El viernes anterior nos visitaron; tomaron lista a los alumnos y nos hicieron varias preguntas. Todo está en orden,” dice Campoverde, que tiene una buena relación con las autoridades tanto civiles, como de policía y militar. No en vano es vocal de la Comisión Nacional de Tránsito y del Buró de Choferes del Ecuador; es parte también del Directorio de la Unión del Sindicato de Conductores Profesionales de la Amazonía Ecuatoriana. “Don Manuel es uno de los duros”, dice con entusiasmo Juanita Mendiola, quien desde hace nueve años es secretaria del Sindicato.

Campoverde, señala con orgullo: “los estudiantes de las promociones anteriores ya están trabajando “y bien ubicados”, las petroleras han sido una especie de imán para que consigan trabajo.

“Cuando yo vine de Loja, hace 30 años, El Coca era un pequeño pueblito, por el que nadie daba un real, toda la producción petrolera se concentraba en Lago Agrio. Ahora las cosas han cambiado, una buena parte de petroleras está acá y usted ve el desarrollo que ha logrado la ciudad”. Muchos empresarios le apuntaron al transporte pesado para dar servicio a las petroleras. Basta decir que una familia prominente de la localidad compuesta por cinco hermanos, cada uno de ellos formó su propia empresa de ese tipo de transporte y ahora están con las petroleras.

El Sindicato de Choferes de Orellana está conformado por 92 socios, que pagan el 2,5% del salario (seis dólares por mes. El Sindicato se creó en 2 de febrero de 1998. Aunque en esa fecha no celebran, sí lo hacen cada 24 de junio, Día del Chofer, con actos culturales y deportivos.

alt
Manuel Campoverde, Secretario General.

Respecto a los beneficios que reciben los socios, constan: agasajo navideño, préstamos emergentes de 500 dólares, ayudas económicas en caso de accidentes; tienen un fondo de mortuoria –el Sindicato cubre todos los gastos-.

“Nuestra meta es tener una gasolinera de propiedad del Sindicato (como tienen en Lago Agrio), un complejo deportivo”, señala Mendiola. Sin ninguna duda, el Sindicato de Choferes de Orellana tiene bien ganada la simpatía y respeto, tanto de la ciudadanía como de las autoridades de la provincia.

Open source productions